Ir al contenido

Gestión del Color

Introducción

Gestión del Color (GDC en lo sucesivo), también llamado Color Management, se trata de una asignatura que pretende desarrollar los conceptos modernos sobre el tratamiento preponderantemente digital del control del color de una pieza gráfica a lo largo de los procesos que atraviesa. En este sentido, el significado que debe darse al término “gestión” es el de “resultado de la acción de administrar”; esto es:

Graduar o dosificar el uso de algo, para obtener mayor rendimiento de ello o para que produzca mejor efecto. (RAE)

Originalmente introducida como el cuarto y último capítulo de Procesos Gráficos Digitales, la necesidad de tratar la naturaleza y medición del color como paso previo a su gestión, sugirió la necesidad de separarla en una nueva asignatura. De esta forma puede darse al alumno un enfoque más formal del problema del color, de su medición y del llamado problema fundamental de la gestión del color, que es lograr que en cada etapa de proceso el color de una pieza gráfica sea comunicado con la mayor exactitud posible, y sea tratado consistentemente, a pesar de las diferencias existentes entre las distintas tecnologías de captura, representación y materialización del color que eventualmente se utilicen.

Para lograr desarrollar esos conceptos se ha dispuesto dividir la asignatura en dos unidades, a saber:

Unidad 1: Colorimetría

En esta unidad preparatoria se presentará el fenómeno psicofísico del color, su estrecha relación con la percepción humana, los modelos que permitieron su análisis, las leyes que permiten representar un color mediante números y por lo tanto medirlo, los conceptos físicos relacionados como la temperatura de color, y los aspectos normativos que permiten medir y comunicar de forma eficiente un color

Unidad 2: Administración del Color

Se desarrollan aquí las diferentes estrategias que la tecnología actual emplea para permitir el análisis de la forma en que cada dispositivo real trata con el color y los métodos para lograr comunicarlo de manera independiente de su origen, para finalizar con los flujos de trabajo reales que incorporan administración de color.

Al igual que en el caso de PGD, la explicación más o menos detallada de estos temas se puede encontrar, hoy día, en diferentes publicaciones y sitios de Internet de diversa calidad. Sin embargo, para referencia del alumno he elaborado una serie de páginas con el contenido oficial que la materia pretende transmitir, con la esperanza que sirva al alumno como punto de partida para profundizaciones futuras. A ese hipotético alumno, como en el caso de PGD, le serán útiles las mismas observaciones, que se repiten aquí para comodidad del lector:

  • En cualquier párrafo puede introducirse un concepto preliminar o una llamada de atención sobre una idea utilizando texto en negrita.
  • Un Subtítulo en bastardilla presenta el desarrollo de un tópico que forma parte de una lista de tópicos relacionados. Un guión largo (—) al final de un párrafo indica el fin de la lista.
  • Un Subtítulo en negrita introduce el desarrollo de una parte del tema principal correspondiente.
  • Cada título en cuerpo mayor introduce un tema principal de ese capítulo.
  • Cada capítulo comienza con un breve párrafo que resume el contenido del mismo y define sus alcances.
  • Un recuadro introduce una definición. El concepto definido queda indicado en negrita.

    El alumno tiene la obligación expresa de conocer y entender estos conceptos y definiciones al momento de ser evaluado.

Los tres últimos ítems mencionados son, naturalmente, candidatos a preguntas teóricas de examen final.

  • Un texto en cuerpo menor intercalado en medio de una explicación tiene por objeto detallar una idea o suministrar un ejemplo más o menos extenso del concepto en curso. El alumno puede omitirlo (ya que no forma parte de los conocimientos que se evaluarán), pero se recomienda leerlo pues el mismo pretende facilitar su comprensión.
  • Una llamada a una nota al pie permite agregar un ejemplo o una ampliación al concepto que se está desarrollando. No es imprescindible en una primera lectura, pero se recomienda considerarla en lecturas posteriores una vez comprendido el tema principal*.

Respecto a la forma de evaluar el aprendizaje de estos conceptos, podemos decir que en general estará basado en el siguiente plan:

  • Las unidad 1 permiten el tratamiento numérico del color, de manera que el alumno tendrá una serie de ejercicios de cálculo colorimétrico, simulando el proceso que tiene lugar en el interior de un colorímetro o un espectrofotómetro. Una versión simplificada de esos ejercicios, junto con un cuestionario tipo multiple-choice sobre los temas teóricos desarrollados, formarán la primera evaluación parcial.
  • La unidad 2 dará lugar a la presentación de un trabajo práctico a partir de una consigna cuya obtención requiere la aplicación de las técnicas y conceptos propios del color management. Normalmente es un trabajo grupal que dará origen a la segunda calificación del cuatrimestre.
  • Cuanto mejor haya sido el desempeño del alumno durante el curso, tanto más breve será el examen final. Si es lo suficientemente bueno, constará sólo de unas pocas preguntas teóricas; de lo contrario, será necesario agregar algún ejercicio práctico.

Este apunte en versión web es, en sí mismo, un objetivo móvil. Los contenidos se actualizan constantemente y la práctica diaria de explicar estos conceptos puede, en muchos casos, sugerir la conveniencia de modificar el orden o los modos de exponer los temas, para lo cual cuento, anticipadamente, con el aporte (a veces hasta voluntario) que cada alumno hace a través de sus preguntas y de la manera que logra comprender las ideas presentadas. Por eso, toda sugerencia tendiente a mejorar este material de estudio es, desde luego, bienvenida.

Ing. Edgardo García.

Programa de la asignatura >