Ir al contenido

PGD | §3.14 – Normas PDF/X: ISO 15930

§3.13 – La iniciativa PDF/X

La iniciativa PDF/X logró abrirse camino hasta llegar a su consideración por la organización ISO para la redacción de una norma de aplicación. El comité a cargo de la tarea, antes de comenzar a desarrollar el estándar, estableció una norma base que guiara la elaboración de las actuales y futuras normas PDF/X. Esta norma fue la ISO 15929:2002 (Graphic technology – Prepress digital data exchange – Guidelines and principles for development of PDF/X standards), aunque desde marzo de 2008 dejó de tener el carácter de un estándar oficial. y ya no aparece dentro de las normas ISO vigentes. Uno de los principios contenidos en esta norma fundamental era:

“El formato PDF, tal como se define en el Manual de Referencia del Formato de Documento Portable, no será violado.” (…) “Los estándares PDF/X deben desarrollarse tanto como sea posible sin agregar extensiones al formato sobre el cual están basados.”

Esto asegura que un PDF/X siempre sea un PDF.

Diferentes escenarios para la creación de un PDF/X

A continuación se definieron distintos escenarios de intercambio, para establecer las normas apropiadas en cada uno. Estos escenarios se describen en la norma ISO 15930 (Graphic technology – Prepress digital data exchange – Use of PDF). Todos ellos tienen en común el requisito de incluir en el PDF los siguientes datos:

  • El parámetro MediaBox que, como vimos, ya era obligatorio en la especificación PDF;
  • El parámetro BleedBox, si bien continúa siendo optativo, se eleva al carácter de recomendado;
  • Alguno de los parámetros TrimBox o ArtBox debe estar presentes, pero no ambos;
  • Debe incluir la condición de impresión para la cual fue preparado, ya sea a través de un perfil de color o del identificador de un estándar de impresión (por ejemplo CGATS TR 001 SWOP, para impresión offset a bobina en los EE. UU.);
  • Un indicador (flag) que señala si el documento ha sido ya sometido a trapping o no.

Además de la inclusión de estos elementos, existe la prohibición de utilizar cualquier tipo de encriptación.

La norma contiene varias partes, que en orden cronológico son las siguientes:

Parte 1: Intercambio ciego completo de datos CMYK

En este escenario, típico de la mayor parte de los flujos de trabajo de preimpresión, todos los objetos dentro de un PDF deben estar expresados en CMYK. Puede también contener colores directos (spot colors) referenciados por nombre. Todos los elementos del documento deben estar incluidos, sean imágenes o tipografías. Esta parte se denomina ISO 15930-1:2001 (Part 1: Complete exchange using CMYK data using PDF 1.3) y da origen a los formatos PDF/X-1, que permite el uso de OPI, y PDF/X-1a, que no lo permite. En la actualidad se recomienda utilizar sólo el segundo de ellos según la revisión ISO 15960-4:2003 (Parte 4: ídem, using PDF 1.4) ya que OPI se considera en la actualidad un estándar obsoleto.

Parte 3: Intercambio ciego completo de datos administrados en color

Puede considerarse un escenario que extiende el anterior para permitir también datos en otros espacios de color además de CMYK, como CIELab y RGB calibrado a través de perfiles de color, pero mantiene la restricción respecto a la inclusión de todos los elementos dentro del PDF. Los formatos conformes con esta parte de la norma, denominada ISO 15930-3:2002 (Part 3: Complete exchange suitable for color-managed workflows using PDF 1.3), reciben la nomenclatura PDF/X-3. Actualmente la norma de aplicación es la revisión ISO 15930-6:2003 (Part 6: ídem, using PDF 1.4).

Por ser una extensión de las condiciones anteriores, un PDF/X-1 será también un PDF/X-3 válido.

Parte 2: Intercambio parcial

En este caso, se trata de generalizar aún más los entornos de trabajo anteriores, permitiendo que ciertos elementos del PDF puedan ser provistos de forma externa. La aparente inversión respecto del orden numérico se debe a que este tipo de intercambio parcial requirió un análisis más complejo que los otros dos casos, y por lo tanto derivó en una norma posterior.

En efecto, en ciertos flujos de trabajo puede ser conveniente que todos o algunos de los elementos referenciados en el PDF puedan estar presentes en el lugar de recepción, o bien ser enviados en algún momento posterior, incluyendo fuentes, imágenes de alta resolución o imágenes vectoriales. La dificultad consiste en que la norma define este escenario como aquél “donde todos los elementos necesarios para la impresión final están, o bien incluidos, o bien unívocamente identificados”. Es este “unívocamente identificados” lo que es más difícil garantizar en un intercambio de este tipo. Un caso típico de aplicación serían aquellas situaciones donde es imposible incluir fuentes con el documento, sea por razones legales (falta de licencias que permitan la incrustación) o por razones prácticas (voluminosas fuentes asiáticas).

Como consecuencia directa de estas dificultades, la norma original 15930-2 no pudo ser publicada; recién una revisión posterior, la ISO 15930-5:2003 (Part 5: Partial exchange of data using PDF 1.4) logró publicarse, pero fue retirada en 2011, por lo que no existe en la actualidad norma que contemple este caso directamente, aunque veremos que quedará como un caso especial de la parte 8.

Parte 7: Intercambio ciego completo de datos administrados en color

Esta descripción es similar a la Parte 3, excepto que se basa en el formato PDF 1.6 y por lo tanto soporta capas y transparencia dentro del documento. Esta parte da origen a los formatos PDF/X-4, cuando el intercambio es completo, y PDF/X-4p cuando se permite que el perfil de color ICC que describe la condición de impresión pretendida sea provisto externamente, siempre que esté definido sin ambigüedad. La norma de aplicación se denomina ISO 15930-7:2010 (Part 7: Complete exchange of printing data (PDF/X-4) and partial exchange of printing data with external profile reference (PDF/X-4p) using PDF 1.6).

Parte 8: Intercambio parcial

Esta parte es similar a la 2, excepto que también se basa en el formato PDF 1.6, y de esta forma agrega el soporte de capas y transparencia, dando origen a la familia de tres formatos PDF/X-5:

  • PDF/X-5g
    Permite el uso de flujos de trabajo que utilicen referencias a elementos externos (similar al antiguo OPI);
  • PDF/X-5pg
    Agrega al anterior la posibilidad de referenciar un perfil ICC externo;
  • PDF/X-5n
    Permite referenciar un perfil multicolor externo (n-colorant) para espacios de color distintos de RGB, CMYK o Grayscale.

La norma de aplicación, en este caso, es la ISO 15930-8:2010 (Part 8: Partial exchange of printing data using PDF 1.6).

Parte 9: Intercambio ciego completo y parcial basado en PDF 2.0 (en desarrollo)

La publicación de la nueva norma ISO 32000-2:2017, que especifica la nueva versión 2.0 de PDF, dará como origen a un conjunto de normas que describan los escenarios precedentes pero basadas en este nuevo formato. Se espera que terminen publicadas como ISO 15930-9 con la denominación PDF/X-6, y abarquen tanto opciones de intercambio ciego completo como parcial.

Resumen

Este cuadro sintetiza los diferentes escenarios, denominaciones PDF/X, normas de aplicación y versión de PDF correspondiente.

Escenario Denominación Norma ISO vigente Basado en
Intercambio completo en CMYK solamente PDF/X-1a ISO 15930-4: 2003 PDF 1.4
Intercambio completo con gestión de color PDF/X-3 ISO 15930-6: 2003 PDF 1.4
Intercambio completo con gestión de color, capas y transparencia PDF/X-4, 4p ISO 15930-7: 2010 PDF 1.6
Intercambio parcial con gestión de color, capas y transparencia PDF/X-5, 5n, 5g, 5pg ISO 15930-8: 2010 PDF 1.6
Intercambio completo y parcial basaado en PDF 2.0 (en desarrollo) PDF/X-6, 6p, 6n (proyectado) ISO 15930-9 (borrador) PDF 2.0

Implementación de PDF/X en el mercado

Las variantes de PDF/X que soportan referencia a elementos externos (las PDF/X-5) están “en observación” para la industria gráfica, pues todavía debe probarse que es posible un intercambio confiable cuando no todos los elementos forman parte del PDF maestro, aunque no se descarta que puedan popularizarse a medida que nuevos escenarios de trabajo lo hagan más atractivo. En cambio, las variantes para intercambio ciego (PDF/X-1a, PDF/X-3 y PDF/X-4) resultan más confiables y, por lo tanto, en ese mismo orden, van ganando rápida aceptación. Esto se entiende fácilmente si pensamos a cada una de estas variantes en términos de los procesos que resuelve.

Por ejemplo, en un PDF/X-1a todos los objetos están expresados en CMYK (gestión temprana de color), todos los elementos son opacos (transparencia acoplada), todas las fuentes están incluidas, no contiene ninguna referencia externa a imágenes; en otras palabras, el paraíso de un departamento de preimpresión. Esto explica que PDF/X-1a sea el formato preferido por la industria en general, y es particularmente útil cuando el destino de impresión del archivo es único y perfectamente conocido.

Hay escenarios, sin embargo, donde es preferible posponer la conversión a CMYK hasta el momento oportuno (gestión tardía de color). Tal es el caso cuando no se sabe con certeza las verdaderas condiciones finales de impresión, o bien cuando el documento debe imprimirse en varias condiciones de impresión distintas y es importante obtener un alto grado de consistencia entre ellas. Otra posibilidad es la impresión digital, donde no existe un condición de impresión nominal per-se. Aún otra posibilidad es la generación de un PDF/X para una condición de salida RGB (aunque actualmente esto es muy inusual en la práctica). Aquí resulta necesario abandonar la “cómoda” gestión temprana de color de PDF/X-1 y pasar a PDF/X-3. Dado que en Europa han dado mucha importancia a la gestión de color, hoy en día un PDF/X-3 goza de algo más de popularidad respecto del resto del mundo.

Hasta aquí, ninguno de los formatos mencionados permite utilizar capas de objetos y transparencias “vivas” (es decir, no acopladas o resueltas en términos de objetos opacos), a pesar de que el formato PDF 1.4 en el cual están basados tiene soporte para estas características. La razón principal es que, en el momento de publicación de las normas correspondientes, existía mucha discrepancia entre la manera de interpretar la transparencia entre los diferentes RIPs del mercado[1], por lo cual resultó más seguro para un formato de intercambio pretendido como confiable excluir la posibilidad de usarla.

Esto último también explica el porqué hubo que esperar hasta 2008 para que el comité ISO definiera un formato que aceptara transparencias. Cuando los fabricantes de RIPs comenzaron a basarlos en un motor de proceso de Adobe que utiliza PDF nativamente (conocido como APPEAdobe PDF Print Engine—, a diferencia del motor clásico basado en PostScript, el CPSI —Configurable PostScript Interpreter—), los resultados empezaron a ser más consistentes entre sí, dando sentido a la elaboración de una norma al respecto.

Luego, cuando el uso de transparencias y/o de capas es requisito indispensable, el formato recomendado es el PDF/X-4.

Estándares basados en PDF/X: PDF/X Plus

Debe notarse que un PDF/X garantiza un cierto número de cosas pero omite otras. Por ejemplo, un PDF puede pasar una verificación de conformidad con PDF/X-1a y sin embargo contener imágenes en 72 dpi, inapropiadas en impresión convencional. Esto es así porque según el espíritu de la ISO 15930, la resolución correcta de una imagen no es una característica de la industria gráfica en general sino más bien una imposición de una aplicación particular; por ejemplo, es sabido que el uso de tramas estocásticas permiten emplear imágenes de una resolución algo menor a las requeridas por una trama convencional. Aquí es donde cada sector de la industria (y hasta cada empresa internamente) puede definir su propio estándar, restringiendo ciertas características, pero utilizando siempre PDF/X como base. Estas especificaciones adaptadas a algún nicho particular se denominan PDF/X-Plus.

En la actualidad el Ghent Workgroup es el principal impulsor de esta iniciativa, y ha desarrollado estándares para aplicaciones prácticas de impresión comercial, especialmente diarios, avisos publicitarios y revistas.

§3.15 – Otras normas de intercambio basadas en PDF >

1 Muchos RIPs comerciales, al momento de la publicación de las normas, convertían sus entradas a PostScript para luego realizar el proceso mediante un intérprete PostScript estándar, aplicando sus propios algoritmos de acoplamiento de transparencias; por lo tanto, no se podía esperar consistencia entre las diferentes soluciones.