Ir al contenido

PDF 2.0: La historia continúa

El 22 de noviembre de 2020, ISO finalmente publicó la norma 15930-9 (PDF/X-6)[1], el conocido estándar de intercambio confiable (reliable eXchange) basado en la nueva versión PDF 2.0. En una recorrida histórica, escrita antes de la publicación de estas normas, había adelantado lo que se esperaba de ellas. Afortunadamente, todo salió de acuerdo al plan, aunque es un misterio la razón por la cual a más de tres años de la publicación del nuevo formato (originalmente ISO 32000-2:2017) es virtualmente imposible encontrar implementaciones productivas de esta versión. Pero vayamos al punto.

¿Por qué (para qué) PDF 2.0?

Más allá del interés natural que despierta literalmente-cualquier-cosa-2.0, la flamante versión de PDF tiene diferencias ya desde su cuna: es el hermano mayor de PDF 1.7, aquél que Adobe dió en adopción a ISO en 2008. Ahora, ya con otros papás, esta norma es la primera definición de PDF post-Adobe, lo que la hace distintiva. Y si esto no parece suficiente, digamos que desde PDF 1.2 (allá por 1996) nunca una nueva versión de PDF incluyó tantas características pensando especialmente en gráfica. Recordemos que la versión 2.0 (ISO 32000-2:2020, que acaba de reemplazar a la primera del 2017) nos trae algunas novedades que deberían ser muy deseables[2].

A ver…

  • Condiciones de impresión a nivel de página. Esto permite tener diferentes partes de un PDF preparados para salidas distintas. Un ejemplo típico es una revista o un brochure donde las páginas interiores se imprimen en un sustrato (y posiblemente en un máquina) diferente a la tapa. Operativamente, un PDF 2.0 puede seguir teniendo un propósito de salida (Output Intent) para el documento, que sirve ahora como predeterminado, y que es reemplazado por el definido a nivel de página cuando alguna lo requiere. Esto implicará que de no tener un propósito de salida a nivel de documento, deberá haber uno en cada página.
  • Uso de compensación de punto negro (BPC). Esta compensación, que tiene por objeto buscar una correspondencia entre el valor de negro del contenido y el máximo nivel de negro del dispositivo de destino (un proceso conceptualmente similar al mapeo de punto blanco en las conversiones usando el modo colorimétrico relativo), fue originalmente una extensión de Adobe a la gestión de color tal como fue concebida por el ICC. La inclusión de esta característica se hace posible ahora gracias a que existe un estándar que la describe[3]. En PDF 2.0, cada elemento gráfico de un documento puede tener un parámetro de estado (UseBlackPtComp) puesto en ON, OFF o predeterminado; en este último caso, es el procesador (RIP) quien determina la aplicación de la compensación, tal como en los flujos de trabajo actuales.
  • Posibilidad de incorporar información colorimétrica a nivel espectral. Esto significa que es posible especificar un color especial (spot color) mediante su descripción espectral, a través del estándar de datos CxF[4]. Esto se complementa además con la inclusión de indicaciones de mezcla (Mixing Hints)[5], que describe el orden en el cual se aplican las tintas durante la impresión, información vital si es necesario crear pruebas de color precisas.
  • Incorporación de metadatos a nivel de página (DPart metadata). Esta característica, descripta en ISO 21812-1:2019 y heredada de PDF/VT (ISO 16612), brinda al PDF soporte para documentos compuestos con diferentes partes y aún diferentes tipos de página. Esra funcionalidad, junto con los propósitos de salida a nivel de página, permite el uso de un solo documento PDF conteniendo tipos de páginas diferentes en múltiples condiciones de impresión (diferentes sustratos y/o máquinas, por ejemplo).

Un nuevo PDF/X para el recién llegado

Estaba claro que la aparición de PDF 2.0 implicaría la necesidad de desarrollar un nuevo estándar PDF/X, ya que los existentes se basan en las distintas versiones en uso hasta ese momento, previas a la versión 2.0. Desde el punto de vista evolutivo, debemos ver PDF/X-6 como el sucesor natural de PDF/X-4 (basado en PDF 1.6), ya que ambos permiten los mismos escenarios de aplicación (intercambio ciego, soporte de capas y transparencia, administración de color a nivel de objeto), con la extensión natural de los agregados ya descriptos de PDF 2.0. Igual que en otros casos, la nueva norma recientemente publicada permite algunos «sabores» diferentes, para condiciones de intercambio parcial (sólo a los efectos de un perfil de color externo y no al contenido, como en PDF/X-5), a saber:

  • PDF/X-6p: Definición del propósito de salida mediante un perfil ICC externo. Esta variante está decididamente pensada para entornos de trabajo donde se aplica una conversión tardía de color (late binding), ya que si tuvieramos documentos cerrados a una cierta condición de impresión CMYK (como en PDF/X-1a), procesarlo para otra implica una conversión CMYK > CMYK que no puede hacerse sin algunos cuidados especiales, particularmente el tratamiento del canal de negro.
  • PDF/X-6n: Definición del propósito de salida para varias tintas mediante un perfil ICC externo n-colorant.

Es notorio ver que en este nuevo estándar sólo está previsto un intercambio completo («ciego»), excepto eventualmente por el propósito de salida. Esto hace sospechar que serán necesarios nuevas normas que sirvan como sucesores de PDF/X-5 y PDF/VT para permitir referencias a contenido externo (imágenes y tipografías) en la nueva versión.

Perdón, ¿alguien vio un PDF 2.0?

A poco de publicada la norma (algunos meses, digamos) decidí salir a buscar nuevas herramientas que permitieran trabajar y aprovechar las nuevas característcas. ¿Color espectral? ¿Condición de impresión a nivel de página? ¿Quién no quiere tener eso? Imaginé que los principales vendedores de sistemas RIP/DFE ya estarían ofreciendo soluciones con soporte para PDF 2.0; en definitiva, la norma se publicó hace más de 3 años. Vaya mi sorpresa cuando no encontré ninguno…

Ocurre a veces que ciertos saltos tecnológicos son disruptivos: adoptarlos implica desechar (en todo o en parte) las herramientas y métodos anteriores. Pero la naturaleza descriptiva de PDF no nos permite tratar este avance como disruptivo. De hecho, como pasa con otros formatos (TIFF es un ejemplo), las aplicaciones actualmente en uso pueden leer un PDF 2.0, simplemente haciendo caso omiso de las nuevas características que no estan preparados para interpretar. Lo sé porque conseguí[6] algunos PDF 2.0 (si bien muy básicos y triviales) que pude abrir en mis aplicaciones actuales sin error, y porque las mismas aplicaciones me reportan que el PDF en cuestión es efectivamente 2.0.

Dirigí entonces mi atención hacia Adobe. El padre de la criatura seguramente tendría algo preparado para la nueva versión, ¿verdad? Busqué entonces si InDesign, que desde hace tiempo permite la creación de PDF/X-3 y PDF/X-4 (llegando así a PDF 1.6) tendría PDF 2.0 dentro de sus opciones de exportación. Parece que no[7]. Además, encontré en su blog una nota, escrita poco después de la publicación de la norma, donde daban la bienvenida al formato, ensalzando sus virtudes, pero escribiendo al final:

«…los equipos de producto de Adobe están estudiando las implicaciones para el flujo de trabajo de usuarios de Acrobat DC, InDesign CC, Illustrator CC, Photoshop CC y Adobe PDF Print Engine para ver cómo podemos desarrollar nuevas características o herramientas que aprovechen las nuevas capacidades de PDF.«[8]

En otras palabras: vamos viendo…

Hasta ahora, si no me equivoco, Adobe sólo actualizó recientemente[9] su conocido motor APPE (Adobe PDF Print Engine) a la versión 5.5 con soporte para las nuevas características de PDF 2.0.

En este punto, quizás sea lícito decir que por primera vez en la historia, las normas están por delante de la implementación. Algo parecido está ocurriendo con iccMax, la nueva arquitectura de administración de color del ICC. En el pasado, lo habitual era que cierto fabricante detectara una necesidad y se apurara a crear la tecnología necesaria para atenderla, obligando a sus competidores a adoptarla y empujando la creación de normas basadas en ella. Esto ya ocurrió con Adobe (PostScript se volvió un estándar de facto a fines de 1980, PDF se convirtió en ISO en 2008), Apple (ColorSync fue la base sobre la que se creó el perfil ICC actual, ISO 15076), el formato de intercmabio CxF de XRite (convertido en ISO 17972), por citar algunos ejemplos. Hasta PDF/X nació como una iniciativa privada antes de llegar a ISO.

En el caso de PDF, quizás el mercado todavía no demande estas flamantes características. Quizás la reducción del mercado de la impresión conspire contra la adopción de nuevas herramientas y procesos. Pero también puede ser que el mercado no vea claramente la ventaja de la nueva tecnología hasta no ver una implementación práctica que haga palpable sus ventajas, lo que pone la pelota del lado de los fabricantes, quienes a su vez dudarán en invertir recursos de desarrollo si no ven un producto ganador.

La historia continúa…

 

 


2 End-to-End Publishing with PDF 2.0 and PDF/X-6, Dov Isaacs, Adobe Principal Scientist, printing.org
6 PDF 2.0 examples now available, PDF association.
Publicado enGeneralHistoria

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *