Ir al contenido

Photoshop: Ampliando el tamaño de las imágenes

Una de las tareas más frecuentemente realizadas sobre una imagen, que sin embargo hacemos de manera tan automática sin saber que se puede hacer de varias formas, según el resultado que queramos obtener.

Por empezar, ¿qué es ampliar el tamaño de una imagen? Sabiendo que nuestras imágenes están hechas de pixeles, esta pregunta aparentemente trivial puede tener dos respuestas:

  • Dado que cada píxel tiene un cierto tamaño, para ampliar una imagen sólo debo aumentar el tamaño de cada uno de ellos. Esto conducirá a una imagen de la misma cantidad de pixeles (razón por la cual requiere la misma cantidad de memoria para guardarse) pero que ocupará al reproducirla un espacio mayor. Como consecuencia de esto, la resolución disminuye (la mismos pixeles están distribuidos ahora en un espacio mayor, y por lo tanto hay menos pixeles por unidad de longitud). Llamaremos a ésta la estrategia 1;
  • Dejar el tamaño de los pixeles en su lugar, pero agregar más pixeles. El mayor tamaño será producto de la mayor cantidad de pixeles que ahora tiene la imagen; la resolución es la misma ya que el tamaño del pixel no cambia (entran la misma cantidad que antes por unidad de longitud). Esta será la estrategia 2.

En Photoshop, existen ambas posibilidades, aunque no con estos nombres; en el segundo caso se habla de remuestrear (resample) la imagen, ya que desde el punto de vista digital cada pixel es una muestra de un punto de la imagen (y crear nuevos sería similar a “tomar nuevas muestras”); si no creamos nuevos pixeles sólo nos queda la primera solución, donde simplemente los “estiramos”. Pero antes, ¿cómo queda la imagen resultante en cada caso? Analicemos estas posibilidades con un ejemplo.

prevzoriginalzSupongamos la sencilla imagen mostrada a la derecha, de apenas 36 x 46 pixeles, que por claridad se le ha aplicado un zoom de 400% para que los mismos resulten visibles. Supongamos también que queremos ampliarla al doble, es decir, 72 x 92 pixeles. Empecemos ubicando los pixeles originales en el espacio doble, y veamos las alternativas para llenar las vacantes. En el detalle ampliado se muestra un conjunto de 4 pixeles de la imagen; el espacio que debemos ocupar aparece en gris. A continuación se muestra el resultado de aplicar cada una de estas “estrategias”.

Estrategia 1: Aumentar el tamaño de cada pixel al doble. Las flechas indican el “estiramiento” de cada uno. A la derecha, el resultado de su aplicación.

doublewithoutz

Estrategia 2: Crear nuevos pixeles para cubrir los espacios vacantes. Las cruces muestran los pixeles que deben crearse.

doublewithbicz

Aquí vemos el resultado de aumentar la imagen por aumento del pixel (sin resampleo, fila superior) y por intercalación de nuevos pixeles (con resampleo, fila inferior), ambas con una ampliación del 400%. En la primera, la resolución es ahora la mitad de la original (la mitad de pixeles por cada unidad de longitud), mientras que en la segunda la resolución no ha cambiado. En cada recuadro, la imagen tal como aparecería naturalmente, sin ningún zoom aplicado.

Como podemos ver, en ninguno de los dos casos el resultado es gratuito. En el primero corremos el riesgo de obtener una imagen “pixelada” (es decir, los pixeles son tan grandes que se vuelven visibles), lo que no sucede en el segundo. Sin embargo, la segunda parece tener cierta falta de detalle respecto de la primera. Entonces, ¿ninguna de las dos formas es buena?

Como siempre, todo depende:

  • Como aumentar cada pixel preserva la ilusión de “detalle” (a expensas de llegar a pixelar la imagen), la primera estrategia será el camino indicado si ese detalle es importante; no será una buena solución si tengo transiciones suaves de tono.
  • Si decido remuestrear, según el método que elijamos (veremos que Photoshop tiene varios) resultarán nuevos pixeles que serán algún tipo de “promedio” de los vecinos; esto explica la aparente disminución del detalle, pero conservo mucho mejor las transiciones y degradés.

En la imagen del ejemplo, observándola a cierta distancia, el cabo de la frutilla parece mejor definido en la primera imagen, pero las transiciones de rojo en el cuerpo de la frutilla tienden a preservarse mejor en la segunda, especialmente en la zona más clara del reflejo (del centro hacia la izquierda y arriba).

En la nota siguiente veremos cómo se hace esta tarea en Photoshop.

Publicado enImágenesPhotoshop

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *